Qué necesitas saber si vas de acampada libre

con No hay comentarios

Con la llegada del buen tiempo y la proximidad de las vacaciones somos muchos los que empezamos a maquinar cuál será nuestra próxima aventura viajera. Hay tantas como viajeros en el mundo. De todo tipo: exóticas, rurales, de playa, de montaña, costosas, económicas, planificadas al detalle o improvisadas. En unuk nos puede nuestro carácter aventurero y para este artículo nos decantamos por el romanticismo viajero. ¿En qué consiste? En colgarse una mochila a la espalda, recuperar la tienda de campaña y olvidarnos de reservas hoteleras. ¿Nos acompañáis?

Acampada-libre

Cuando hablamos de acampada no nos referimos al simple hecho de irse de cámping, sino de recuperar algo del carácter nómada de nuestros antepasados y viajar abiertos a cierta improvisación y libertad a la hora de elegir dónde dormir cada día. Cada vez son más los lugares que permiten este tipo de pernoctaciones que reducen considerablemente costes entre quienes ansían viajar, pero no disponen de un presupuesto elevado para ello. No todo el mundo está preparado, desde luego, para este tipo de viajes. Pero como en unuk no nos gustan ni los prejuicios ni las barreras os traemos un buen puñado de consejos básicos para los que se atrevan a probar. Ahí van:

[space_24]

No escatimar en equipo

Hoy en día es posible encontrar equipos de acampada realmente económicos que nos sacarán de un apuro o de una necesidad puntual. Pero a la hora de planificar un viaje de cierta duración en el que la acampada será nuestra manera de hacer noche resulta indispensable agenciarse una buena tienda por seguridad y comodidad. Lo mismo sucede con los accesorios como un buen saco de dormir. No es lo mismo dormir una o dos noches que diez y nuestra salud lo agradecerá.

La tipología del terreno y el clima son dos aspectos fundamentales tanto a la hora de escoger tienda de campaña como saco de dormir. También la capacidad de los mismos y la facilidad de transporte. Otros artículos alternativos o complementarios son: los saco sábanas y liners, los colchones y almohada inflables e incluso las hamacas. Puedes ver algunos de estos artículos en nuestra sección ‘Dormir’.

Acampada-libre

Consultar la legalidad de la acampada libre en cada país

No existe una legalidad universal sobre la acampada libre. Ni tan siquiera europea, por lo que es recomendable investigar qué se puede hacer y qué no en el país o países que formarán parte de nuestro viaje. Vale decir que existe cierta flexibilidad generalizada en cuanto a parques naturales se refiere. Con más o menos restricciones, en la mayoría de ellos existen lugares preparados para la acampada libre y un sistema de control y necesidades básicas cubiertas.

Acampada-libre

No será así si nuestra intención es acampar en ciudades o playas. Aquí, el asunto de la acampada libre no resulta tan fácil puesto que son muchos más los países que la prohíben. En este enlace encontraréis la relación de países europeos en los que está permitida la acampada libre, los que no y los que cuentan con ciertas restricciones. En Francia, sin ir más lejos, se permite la acampada libre siempre y cuando se encuentre a más de un kilómetro de distancia de un punto histórico, a diez de un punto de agua potable y se desmonte el campamento antes de las 9 de la mañana. En otro países, sin embargo, está prohibido, como en Italia, que solo admite la acampada libre a más de 2.500 metros de altura. En cambio en un país como Irán, camping libre está permitido en cualquier espacio público dentro de las ciudades: plazas, parques… Una escena bastante peculiar durante fiestas nacionales allí.

Elección del terreno

No es lo mismo, está claro, acampar en una ciudad que en un bosque o en la playa, lo cual son cosas que hay que tener en cuenta por más evidentes que parezcan. Se deberá prestar especial atención el ascenso y descenso de las mareas en caso de querer pernoctar en una playa, así como la posibilidad de riadas si nos decantamos por la proximidad de un río en plena naturaleza. El viento en el desierto y la posibilidad de desprendimientos si apostamos por la ladera de una montaña. La protección ante posibles tormentas eléctricas o lluvias torrenciales en pleno bosque y lo transitado del lugar si hablamos de un núcleo urbano. Improvisar no es despreocuparse y en la acampada libre entran en juego muchos factores que, por evidentes y sencillos, muchas veces se nos pasan por alto.

Acampada-libre

Seguridad

En unuk partimos de la base de que la gente, en general, es bondadosa. Viajar en acampada libre no debe resultar más peligroso e inseguro que hacerlo de otra manera. Pero es una evidencia que somos más vulnerables que en otros sistemas de pernoctación, por lo que situarse junto a otros campistas es una buena manera de guarecerse. En ciudad o en plena naturaleza resulta útil dejarse ver por los alrededores y relacionarse con otros viajeros o lugareños para establecer una cierta relación de acercamiento y proximidad. Salir del anonimato para generar un vínculo que nos de cierta protección.

Acampada-libre

Civismo

El civismo resulta fundamental a la hora de viajar. No importa el tipo de viaje ni viajero que seas, pero si hablamos de la acampada libre, todavía más. Especialmente si nuestro lugar de destino es un parque natural. Nuestro paso debe hacerse notar lo menos posible. A saber, recoger todos los residuos, no destruir las zonas protegidas y controlar posibles fuegos. Nuestros actos no solo pueden dañar el medio, sino perjudicar a corto plazo los planes de otros viajeros que puedan verse afectados por un cambio en la normativa debido a incidentes provocados por otros.

Acampada-libre

Libertad y respeto. Dos conceptos y nuestros principales consejos si nos planteamos acampar en nuestro viaje. Y espíritu nómada. Ingredientes fundamentales que no pueden faltar en nuestra mochila. ¿Los tenéis? Seguro que sí. Así que ahora solo toca decidir vuestro próximo destino y dejar que la aventura empiece.

Acampada-libre

¡Feliz aventura!

Dejar un comentario

Usted debe Ingresar para publicar un comentario.