El solsticio de verano y las noches blancas

con No hay comentarios

Si existe un momento que marca el inicio real del verano ese es, sin duda, la noche de San Juan. La noche más corta del año y, para muchos, también la más especial. No solo en España. Son muchos los países que estos días andan de celebraciones y no menos las personas que aprovechan la ocasión para escaparse y perderse por el mundo.

Solsticio-de-verano-y-noches-blancas

Los países escandinavos son el mejor destino posible para hacerlo. No hay duda de ello puesto que viven con intensidad las llamadas ‘Noches Blancas’ del hemisferio norte. Noches en las que apenas se cuenta con cuatro horas de oscuridad y el sol ocupa el lugar de la luna. Las leyendas, así como las tradiciones son muchas y variadas, pero un elemento es común en casi todas ellas: el fuego. Y es que la noche de San Juan tiene mucho de purificadora ya sea en Suecia, Noruega, Rusia o España.

En este post queremos adentrarnos un poco más en los países escandinavos aprovechando la excusa de San Juan y sus tradiciones. Sabemos que habrá que esperar un año entero para volver a vibrar con esta mágica noche, pero no para hacerlo con las Noches Blancas y las temperaturas más agradables del año en los países más fríos de Europa. Así que desde unuk queremos aprovechar la ocasión para ir despertando el adormilado gen viajero. ¿Nos acompañáis?

Suecia

Suecia es, tal vez, el país escandinavo que celebra con mayor fervor el solsticio de verano. El Midsommar se celebra casi tanto como la Navidad y se aprovecha la ocasión para abandonar las ciudades y trasladarse a la naturaleza junto a familia y amigos. Comilonas, fogatas y flores marcan un día que da paso a los días más relajados y calurosos del año.

Solsticio-de-verano-y-noches-blancas

Los suecos tienen, además, como tradición levantar durante las horas previas a la noche de San Juan el llamado Maypole, un pino decorado de forma peculiar que representa la fertilidad. Es el momento de la música, los bailes y las actividades físicas previas al relax nocturno en el que el romanticismo y los rituales acaparan la atención de todos con permiso, eso sí, del tradicional y delicioso pastel de fresas.

Noruega

Estos días posteriores al solsticio de verano son perfectos para enamorarse de la blancura de Oslo. La capital noruega ofrece múltiples lugares arquitectónicamente perfectos para disfrutar de los atardeceres… ¡a las 23h de la noche!

La blancura de edificios como la Opera de Oslo se difuminan entre los cielos infinitivos de las Noches Blancas y, gracias a las temperaturas moderadas, convierten las azoteas en el principal lugar de encuentro de la gente ya sean tanto locales como turistas, que no quieren perderse esa sensación tan extraña que debe generar ver ponerse el sol a altas horas de la noche.

Solsticio-de-verano-y-noches-blancas

Noruega, además, tiene el honor de ser el país con la mayor hoguera de San Juan. En ningún otro rincón del mundo existe un fuego del tamaño del que se enciende cada 23 de junio en la isla de Slinningsbalet, situada en la zona de los Fiordos. El récord está en 40 metros de altura.

Finlandia

Otro país en el que las hogueras y las reuniones sociales son protagonistas en la noche más corta del año es Finlandia. Este país escandinavo de temperaturas casi imposibles en invierno se convierte en un destino casi tan mágico como la noche de San Juan. Especialmente si nos desplazamos hasta la llamada zona de los lagos. Una de las mejores terapias, sin duda, para dejar atrás el estrés. ¿Existe algo más trascendental que darse un chapuzón en las frías, que no congeladas, aguas finlandesas a la una de la madrugada con el sol todavía brillando en el cielo?

Solsticio-de-verano-y-noches-blancas

Rusia

No hay mejor época del año que la del solsticio de verano para visitar la majestuosa ciudad de San Petersburgo. Imposible para los más frioleros en otra época del año, las cortas noches y las interminables horas de luz permiten escenas tan extraordinarias como las multitudes que invaden sus avenidas principales a media noche como si se tratase de una mañana cualquiera. Es de obligada visita acercarse a contemplar el efecto lumínico del tardío atardecer sobre la fachada del imponente Hermitage.

Solsticio-de-verano-y-noches-blancas

Otra opción para visitar Rusia en pleno solsticio de verano es la de desplazarse a alguno de sus ríos puesto que se cree que el agua queda bendecida en la noche previa a San Juan, una festividad de origen pagano en Rusia y conocida popularmente como Iván Kupala. Se depositan en sus aguas coronas de flores con velas encendidas en busca de la longevidad y la felicidad y también se danza alrededor de hogueras.

Rituales y creencias que se repiten con cierta similitud en todos los puntos cardinales del planeta por estas fechas, pero que en los países escandinavos cobran especial importancia gracias a las eternas Noches Blancas. Un fenómeno en si mismo que bien merece una escapada con la excusa (o no) de las tradiciones de San Juan. Eso sí, la casi inacabable luz no debe confundiros. Sigue haciendo frío en estos países y la climatología es mucho más adversa que en España. Así que más vale ir preparados tanto para el frío como la lluvia e incluso para escapadas imprevistas a plena naturaleza. Las Noches Blancas son imprevisibles 😉

Solsticio-de-verano-y-noches-blancas

¡Felices aventuras!

Dejar un comentario

Usted debe Ingresar para publicar un comentario.