Consejos básicos para escribir un diario de viaje

con No hay comentarios

Viajar va más allá de escaparse unos días, semanas o meses a descubrir y recorrer mundo. Viajar también es ilusionarse con los preparativos previos y emocionarse con los recuerdos que un viaje genera en nosotros. Son las personas que hemos conocido, las experiencias inesperadas y los detalles que poco a poco se van difuminando en nuestra memoria. Sobretodo si, como viajeros, somos inquietos y nos empeñamos en tachar año tras año destinos de nuestra lista de imprescindibles. De ahí que escribir un diario de viaje sea una de las mejores maneras de conservar la esencia de las sensaciones que cada una de nuestras aventuras provoca en nosotros… y de no olvidar esos pequeños detalles que la memoria no puede retener para siempre.

Diario-de-viaje

Ahora que las vacaciones empiezan a quedar atrás y empieza un año nuevo lleno de posibilidades, en unuk queremos proponerte que cojas papel y lápiz y anotes cómo hacer el mejor diario de viaje posible. Aquí van nuestros consejos:

  1. Compra un diario que te inspire

El soporte, es decir, la libreta en la que nos predisponemos a relatar nuestro viaje es importante por lo que merece la pena dedicar un tiempo a buscar uno que no solo nos guste, sino que también resulte fácil de transportar y conservar. Nuestros favoritos son los diarios tamaño cuartilla y de tapa dura ya que protegen un poco más de cualquier tipo de accidente o inclemencia meteorológica y, además, tienen un tamaño ideal para llevar en el bolso o la mochila y así tenerlo a mano para escribir o tomar anotaciones en cualquier momento y lugar.

Diario-de-viaje

Los hay de todos los colores y decoraciones posibles. Si eres un poco artista también cabe la posibilidad de decorarlo a tu gusto y forrarlo o bien antes del viaje o ya una de vez de vuelta con todas esas entradas, tarjetas y cosas varias que hemos ido acumulando.

  1. Empieza el diario antes de partir de viaje

Un viaje empieza cuando decidimos destino por lo que desde unuk os recomendamos que también lo haga vuestro diario. Tal vez no ese mismo día, pero sí cuando los preparativos del viaje realmente arranquen con tal de tener por escrito también las emociones que genera en nosotros, por ejemplo, recuperar del trastero nuestra mochila o empezar a trazar la ruta a seguir. No todos los viajes son iguales ni viajamos siempre con el mismo propósito. ¿Por qué no dejar eso por escrito? Así, de aquí a un tiempo cuando nos de por revisarlos, recordaremos que tal vez aquel viaje a Australia se debió a la necesidad de huir de la rutina o que la primera vez en Asia fue por culpa de un corazón roto.

Diario-de-viaje

  1. Escribe cada día

Sí, escribir todos los días da pereza. Lo sabemos. Incluso si escribir es una de tus pasiones. De hecho, no pasa nada si un día no escribimos, pero nos gusta recomendar y recordar que unos minutos al día pueden evitar que al final acabemos abandonando nuestro diario a mitad de viaje porque son tantas las cosas acumuladas sin contar que acabemos necesitando toda una tarde para ponerlas al día y, obviamente, de manera mucho menos detallada.

Diario-de-viaje

Encontrar un rato para escribir, además, nos permitirá tener nuestro pequeño espacio diario. Importante conforme el viaje se alarga en el tiempo. Además, no se trata de escribir nuestra primera novela. Probablemente, nadie más vaya a leer nuestros escritos, así que no hace falta ser perfectos ni muy narrativos. A veces tan solo basta apuntar datos sueltos, emociones e ideas. Siempre estamos a tiempo de recuperar partes del relato. Un viaje es como la vida y su diario, por tanto, siempre está vivo y en constate cambio. Aquí encontrarás más consejos para lanzarte a la escritura.

  1. Añade objetos que decoren e ilustren la aventura

No se trata aquí de hacer arte. Tampoco competir por hacer el diario más bonito del mundo, pero sí añadir objetivos, entradas, billetes, tarjetas o bocetos que completen nuestro relato y lo hagan lo más completo y sensorial posible para que, cuando un día lo volvamos a abrir, nos traslade a esos lugares que en su momento fueron tan especiales para nosotros.

Diario-de-viaje

  1. Cierra el diario con un epílogo al regresar a casa

Cierra el diario de viaje una vez de vuelta a casa con las sensaciones que te ha dejado el lugar y todo lo sucedido mientras estabas allí. Relee lo que escribiste al inicio — expectativas, miedos, ilusiones — y comprueba si corresponden con lo vivido posteriormente.

Diario-de-viaje

Y con todo esto, ¿a qué esperas para empezar a escribir y contar tu historia?

¡Feliz aventura!

Dejar un comentario

Usted debe Ingresar para publicar un comentario.