Cómo mantener tus pertenencias a salvo

con No hay comentarios

Mantener tus pertenencias a buen recaudo

En su mayoría los viajes de estilo backpacker implican alojamiento barato: dormitorios, habitación compartida, estancias en familias, cabañas, campings … Y aunque muchos albergues hacen un gran trabajo ofreciendo armarios individuales con cerradura para que cada huésped pueda poner a buen recaudo sus pertenencias, en ocasiones hay algunas personas con intenciones poco honorables que tratarán de hacerse con las propiedades de otras personas. Si ocurre, esto puede ser un duro golpe para tus planes de viaje o incluso puede arruinar completamente todo tu viaje. A continuación te ofrecemos algunos consejos que te ayudarán a disminuir las posibilidades de encontrarte en esa situación:

Elige la mochila/equipaje adecuado

Como explicamos en nuestro artículo “Como Escoger la Mochila Ideal para Tus Viajes“, es fundamental seleccionar una mochila adaptada a las necesidades y requerimientos de un viaje de estilo backpacker. En pocas palabras, deberías ser capaz de bloquear todos los accesos que conducen al interior de tu mochila. De lo contrario, estás dejando invitando a amigos de lo ajeno a husmear dentro de tu mochila en busca de objetos de valor.

Otro aspecto importante en cuanto a la seguridad de tus pertenencias es el color de tu mochila. Las mochilas de trekking y senderismo tienden a tener colores vivos y brillantes, con el propósito principal de ser vistos fácilmente desde lejos en medio de la montaña en caso de que necesiten ser rescatados. Sin embargo, para backpackers eso puede jugar en nuestra contra. Cuando viajas, no queremos necesariamente que nuestras mochilas, y en consecuencia nosotros, sean fácilmente identificables delatando nuestra presencia como turistas o visitante — sobre todo porque en algunos lugares siendo extranjero automáticamente te conviertes en un blanco para ladrones, carteristas, estafadores… o peor. Así que escoger un color menos llamativo para tu mochila (y tu vestimenta en general), aunque quizás algo menos chic, te puede ayudar a que tu y tu mochila paséis más desapercibidos y manteneros alejados de problemas.

Sé consciente del tipo de alojamiento que eliges

Alojamiento de bajo presupuesto no va siempre asociado con seguridad. Sin embargo, hay dos reglas básicas que pueden ayudarte a garantizar la seguridad de tus objetos de valor cuando los dejas en el tipo de alojamiento escogido.

a) Si tienes la opción, elige siempre habitaciones de ladrillo y cemento antes que cabañas de madera o palmera. A pesar de ser mucho más pintorescas, las cabañas son el objetivo principal de los ladrones, simplemente por ser más fáciles de acceder por la fuerza.

b) Cuando te muestren la habitación, antes de decidir si te quedas la habitación o no, comprueba que todas las puertas y ventanas en la habitación están equipadas con cerraduras que funcionan — para que pueda usarlos para evitar el acceso a la habitación cuando salgas o estés durmiendo en su interior.

Mantén tus cosas en orden

Muchas personas tratan las habitaciones del albergue como si se tratase de su propia casa, dejando todo esparcido por la sala y sus mochilas completamente abiertas. Si te quedas en los dormitorios, una habitación compartida o incluso una habitación privada, dejando las cosas sueltas y al aire libre es sólo una invitación para que te roben. Lo ideal sería que cada vez que salgas de tu habitación de hotel/hostal, intentes poner todo lo que tiene algo de valor para ti, dentro de tu mochila cerrada y con candado(s).

Utiliza un candado para tu mochila/equipaje

Además de mantener las cosas ordenadas dentro de tu mochila, debes bloquear correctamente todas las cremalleras en ella con el fin de evitar el acceso fácil a su interior.

Además, también vale la pena encerrar tu mochila dentro de uno de los armarios que la mayoría de los albergues tienen para sus huéspedes dentro de sus habitaciones. O en caso de que no haya armario disponible en su habitación, lo que puedes hacer es colocar tu mochila debajo de la cama, para que no quede tan a la vista, y utilizar un candado de bicicleta para sujetar la mochila a la estructura de la cama.

Por cierto, candados para bicicletas son realmente útiles para una variedad de situaciones que pueden surgir a lo largo de tus viajes —otro uso común es entrelazar múltiples piezas de equipaje juntas al dejarlas en consigan en la estación de trenes, etc.

No dejes tu mochila/equipaje desatendido

Al llegar a un lugar nuevo, especialmente si te encuentras en zonas de aglomeración, como la estación de tren o autobuses y vas, por ejemplo, a preguntar como llegar a tu alojamiento, ni se te ocurra dejar tu equipaje sin que tu o alguien de tu confianza lo vigile.

También, si estás en la calle y te sientas a descansar en un banco público o en un puesto de comida en la calle, o incluso dentro de una cafetería o un restaurante, mantener tu mochila a la vista en todo momento podría no ser suficiente. Un mejor hábito es tener siempre tu mochila ligada al cuerpo. Eso no quiere decir que no puedas sacártela de la espalda, pero asegúrate de que, donde quiera que dejes tu mochila te preocupes de deslizar una de tus piernas, o la pata de la silla, a través de al menos una de las asas de ésta. De esa manera puedes evitar ver tu mochila salir volando tras ser arrebatada por algún ladronzuelo.

Algunas de estas medidas pueden parecer un poco extremas para algunos, pero te aseguramos que son eficaces para disuadir a la mayoría de los ladrones de robar tu equipaje.

Distribuye tu dinero en efectivo

Teniendo en cuenta el peor escenario posible donde te roban la mochila entera, nuestra recomendación es distribuir tu dinero en efectivo en pequeños alijos dentro de tu equipaje y tu vestimenta. Por ejemplo, puedes colocar una fajo de billetes dentro de tu mochila grande, otro dentro de tu mochila pequeña, un tercero en el bolsillo interior de tu chaqueta o cazadora diaria y un último fajo dentro de la lengüeta del zapato de una de tus zapatillas de deporte. Para la última colocación te sugerimos que primero pongas los billetes enrollados, no doblados (o se agrietarán), dentro de una bolsita de cremallera re-sellable para evitar que se manchen con el sudor, el polvo o el barro. Algunos calzados ya viene con un bolsillo en la lengüeta para el propósito que acabamos de explicar. Sin embargo, otros no tienen esa característica y es posible que tengas que cortar manualmente un pequeño agujero en esa zona.

Utiliza bolsillos con cremallera

Cada vez más vemos a la gente con pantalones con cierre de cremallera en todos los bolsillos. Esta es una característica muy funcional porque va a disuadir a los ladrones de intentar alcanzar la “recompensa” que alberga el interior de los bolsillos de tu pantalón. Sin embargo, si los bolsillos de tu pantalón no vienen con cierre, es tan simple como conseguir un pedazo de velcro y coserlo al bolsillo y parte del pantalón correspondiente como para poder sujetar ese bolsillo. Puede que no sea tan bueno como tener un cierre de cremallera, pero sin duda es mejor que dejar el bolsillo completamente expuesta. Por supuesto, también puede llevarlo a un taller de sastrería y conseguir un trabajo muy superior a lo que la mayoría de nosotros puede hacer. En cuyo caso le recomendamos ir por el cierre de cremallera.

Mantén especial atención sobre tus dispositivos más valiosos

No todas las cosas en tu equipaje tiene el mismo valor. Y es por eso debes dedicar más atención a tus artículos más valiosos: ordenador portátil, cámara, pasaporte … Lo que queremos decir con esto es que tal vez hay situaciones en las que quizás quieras llevar contigo todas estas cosas en tu mochila cuando sales del hotel. Pero también puede haber otras situaciones en las que caminar por ahí con tantos artilugios valiosos dentro de tu bolsa podría no ser tan buena idea y estarás mejor dejándolo todo bien cerrado dentro de tu habitación. Esta decisión solo la puedes tomar tu de acuerdo a tu propia evaluación del lugar que estás visitando y el tipo de alojamiento que elegiste. En el caso de que no estés seguro de que opción escoger, a veces los albergues ofrecen la posibilidad de dejar algunas pertenencias importantes con ellos; pregunta en recepción.

Una cosa muy recomendable es llevar en todo momento tu identificación personal. Esto se puede lograr con llevar tu pasaporte contigo a todas horas. O si eso no te convence, también debería ser válido llevar contigo una fotocopia (preferentemente color) de la página de datos del pasaporte, del visado del país en tu pasaporte, de la página con el sello de entrada que muestra la fecha en que entraste al país y (si toca) una copia de la página o el comprobante recibido después de registrarte en la oficina de la policía local. Importante: solo teniendo contigo una copia de la página de datos del pasaporte podría no ser aceptable — especialmente en algunas zonas con policías corruptos que intentan extorsionarte de manera rápida por cualquier tontería.

Cuidado con mostrar tus objetos de valor abiertamente en público

Una regla de oro que muchas personas no tienen en cuenta es no mostrar abiertamente tus objetos de valor. La última tablet, tu nuevo teléfono móvil, la cámara molona con la que echas tus fotos… podrías atraer atención no deseada — incluso en áreas compartidas en tu albergue. Así que es mejor intentar pasar desapercibido en todo momento.

Lo mismo sucede con tu dinero: prepare tu dinero antes de salir de tu habitación. Una buena técnica es hacer un fajo de billetes plegados, ordenados por denominación de mayor a menor: colocando los billetes de menor valor en el exterior y ocultado los billetes mayor valor en el interior de la pila. Este fajo, más manejable, puedes llevarlo en el bolsillo de tus pantalones o de tu camisa (idealmente con una cremallera o velcro en él) y sacar gradualmente los billetes según lo necesites — sabiendo que los billetes de menor valor se encuentran en el exterior del fajo y los de más valor en el interior, por si requieres hacer un pago de mayor cantidad.

Sabemos que muchas de las ideas y trucos mencionados aquí podrían ser bastante obvios e intuitivos para muchos viajeros experimentados, pero quizás no tanto para los mochileros más nuevos. Así que si con este post podemos inspirar más cautela entre los compañeros viajeros y ayudar a aumentar la tasa de seguridad en sus viajes … entonces podemos decir que hemos logrado algo.

Por último, hay que darse cuenta de que si alguien realmente quiere robar tus pertenencias, no hay duda de que van a encontrar una manera de hacerlo. El objetivo aquí es poner tantas barreras como sea posible con el fin de hacer más difícil que logren su objetivo y, con suerte, persuadirlos de tan siquiera probarlo.

¡Felices aventuras!

Dejar un comentario

Usted debe Ingresar para publicar un comentario.